miércoles, 15 de octubre de 2008

AARÓN EN LOS MEDIOS

El miércoles 1 de Octubre, volvimos a juntarnos el grupo de Lactancia del Arrabal y vino la televisión a grabarnos.
Salimos a las 18:30, en directo, en Aragón Televisión y depués, en diferido, en las noticias de ZTV de las 20:30 y de las 23:30.
Si os fijais cuando habla la matrona, Mª Angeles, detrás de ella estamos mamá y yo.
Mamá estaba venga a mandar mensajes con el móvil y no se "coscó" de nada, por mucho que yo no paraba de dar mal para que se diese cuenta de que nos estaban grabando.
Al final del video salgo también en el suelo jugando.
Fue una experiencia muy divertida y estuvimos muchos niños jugando y con muchos juguetes.


video

Al día siguiente salió publicado en el Heraldo de Aragón, un artículo que hablaba de nuestro grupo, podeis visitarlo en http://heraldoabierto.heraldo.es/index.php/mod.temas/mem.consultarTema/idpag.2/idtema.2410/relcategoria.1027/chk.html

y si no puedes abrirlo, te incluye mamá en un comentario el texto integro y aquí debajo la foto en la que se me ve muy entretenido en la esquina inferior derecha con parte de las mamás y amiguitos del grupo.

1 comentario:

AARÓN MARQUINA dijo...

“El grupo de lactancia me ha enseñado a alimentar a mi hijo”
Unas 40 mujeres participan en el grupo de lactancia del Centro de Atención Primaria Arrabal (Zaragoza). Una terapia en la que han aprendido “desde a dar el pecho hasta saber qué les pasa a los niños”

Tengo cinco hijos y a los tres primeros no les pude dar el pecho. Me salieron grietas, comencé a tener problemas y creía que lo mejor era no amamantarlos. Nadie solucionaba mis dudas. Gracias al grupo de apoyo a la lactancia materna del Centro de Atención Primaria Arrabal (Zaragoza) mis dos hijos pequeños han podido alimentarse de leche materna”, cuenta Cristina Romanos.
Esta zaragozana y alrededor de 40 mujeres más acuden una mañana a la semana y dos tardes al mes al centro de salud de su barrio “donde nos solucionan todas las dudas sobre cómo cuidar a nuestros hijos, así como superar las dificultades que surgen en el día a día”, cuenta Sonia Sin, otra de las madres que nunca falta a su cita semanal.
“Me costó mucho que mi hijo Javier cogiera el pecho. Todo el mundo me decía que no iba a poder amamantarle porque siempre he tenido anemia. Fue algo complicado, pero ahora tiene 16 meses y todavía toma leche materna. Si no hubiera sido por el grupo no lo hubiera conseguido”, dice la zaragozana.
“Esta experiencia es tan positiva que nos gustaría que el resto de madres aragonesas pudiera disfrutarla. Por eso, y con motivo de la conmemoración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, hemos escrito una carta a la DGA solicitando que, igual que un día se decidió que eran importantes las clases de preparación al parto y se incluyeron dentro del protocolo de atención durante el embarazo, creemos que estos grupo de lactancia materna se debería incluir como parte de la atención posparto”, explica Sonia Sin.
Terapia de grupo
En 1998 se creó el grupo de lactancia materna en el Centro de Salud Arrabal. “Un año antes se había puesto en marcha este mismo proyecto en el barrio zaragozano del Actur. La gran participación y la buena acogida me animaron a proponerlo en el Arrabal, y hasta hoy. Que yo sepa son los dos únicos proyectos de este tipo que hay en Aragón. Lo que sí que existe en otros centros de salud son grupos de posparto en los que una especialista aconseja a las madres”, explica Ángeles Checa, matrona del Centro de Salud Arrabal.
En 1998 se creó el grupo de lactancia materna en el Centro de Salud Arrabal. “Un año antes se había puesto en marcha este mismo proyecto en el barrio zaragozano del Actur. La gran participación y la buena acogida me animaron a proponerlo en el Arrabal, y hasta hoy. Que yo sepa son los dos únicos proyectos de este tipo que hay en Aragón. Lo que sí que existe en otros centros de salud son grupos de posparto en los que una especialista aconseja a las madres”, explica Ángeles Checa, matrona del Centro de Salud Arrabal.
La relación con cada madre comienza en la preparación al parto. El siguiente paso es la primera visita del recién nacido al pediatra. “Entonces nosotras nos encargamos de aconsejar a las pacientes e informarles acerca de estas terapias”, cuenta Nuria Ramos, enfermera de Pediatría.
“Para el buen funcionamiento del grupo es imprescindible la exitencia de una matrona, que aconseja en todo momento qué es lo mejor para prevenir una mastitis o para que no se hagan grietas, y de una enfermera. Su labor pasa por solucionar las dudas de una gastroenteritis de un bebé o de la tos de un niño, por ejemplo”, apunta Ramos. “Esa es la diferencia con el resto de grupos. Aquí formamos un equipo multidisciplinar”, concluye la enfermera.
Compañeras y consejeras
Para todas las participantes de esta terapia “la experiencia es positiva. Sentimos mucha tranquilidad al saber que una vez a la semana dos profesionales van a solventar todas nuestras dudas. Bien sea por un dolor de oído del niño o bien, por una inquietud de la lactancia”, dice Sonia Sin. “Así no tenemos que acudir cada dos por tres al pediatra”, apunta Celeste Viñas, otra de las integrantes del grupo.
“Aquí nos enseñan todo cuando no sabes nada. Mi hijo tiene 17 meses y, a pesar de que por mi trabajo paso días fuera de casa, le sigo amamantando. También come, claro, pero con la edad que tiene supera todos los percentiles”, cuenta Noemí Bordonaba. “Dar el pecho es lo mejor, sin duda alguna. Para Mateo, que tiene 17 meses, la leche materna es su principal alimentación. Este verano nos hemos ido de vacaciones y él o ha tomado el pecho o ha comido de lo nuestro. Es lo más recomendable y lo más barato”, apunta Marta Rodríguez.
Además de sus beneficios, para todas estas madres lo mejor de dar el pecho es “mantener ese vínculo tan especial con nuestros hijos”.
Teresa Martín – Heraldo de Aragón (2/10/08)