martes, 22 de septiembre de 2009

FANTASÍA PLAZA

Ahora os voy a presentar mi "guarde". ¡Vaya experiencia! El primer día de la “Guarde” vino mamá conmigo y yo sabía que algo raro pasaba. Ese sitio nuevo, tan grande y tan bonito y con mucha gente que no conocía diciéndome cosas. Luego, mamá se fue un ratito a comprar y me dejó allí. Pasé todo el rato llorando y sacando mi genio.
Los días siguientes fueron igual, lloré y lloré. A mi profe Vanessa no la dejaba ni respirar, la tenía agobiada y no le dejaba atender a los otros niños.
Con mamá me portaba también muy mal, estuve orgulloso y le demostraba mi enfado por dejarme en ese sitio con profes y nenes que no conocía, pero,… menos mal que llegó el fin de semana. Relajé mis nervios, mamá superó su depresión y las profes renovaron fuerzas para la semana siguiente.
La segunda semana ya fue muy distinta, comencé a jugar con mis compañeros y a dejar entrar en mi circulo de confianza a todas las profes.
Por la mañana, al llegar lloraba un poquito, pero luego se me pasaba enseguida. Comencé a hacerme más sociable y cariñoso. Todos los días desde entonces y sigo haciéndolo ahora les doy un besito de despedida a los nenes, a los mayores y hasta las mascotas de Fantasía (son tan guapas).
video
La tercera semana ya ha sido increíble, bajo del coche emocionado dirección a la puerta de la guarde y allí me esperan Ainhoa y Vanessa con una sonrisa. Ya no me importa que mamá me deje sólo allí y ya no lloro por la mañana.
Mamá está contentísima porque me ve feliz aunque a veces le hago la puñeta cuando viene y le digo que aún no me quiero ir.
Por las tardes, le envían a mami un correo electrónico donde le ponen las actividades que hemos hecho, lo que hemos aprendido, lo que hemos comido y como me he comportado.
Ésta semana nos han traído los uniformes nuevos, son “superchulis” llevan unas estrellas amarillas y estamos todos “requeteguapos”.
Otro día os enseño las instalaciones y todos los juguetes que tenemos, de momento puedes visitarla en: www.plazafantasia.com .

FIESTAS DE BÁGUENA 2009

Hemos estado en las fiestas de Báguena. Del 27 al 31 de Agosto.
El jueves me disfrazaron de Tirolés y me subieron al escenario de la plaza. A mí me gustaba estar allí, pero no me dejaron quedarme, me dieron una bolsa de chuches y me mandaron de nuevo para abajo.
Había muchísimos niños disfrazados de perritos, piratas, princesas,… estábamos tan guapos.
El viernes los yayos me compraron un martillo de juguete y después vinieron papá y mamá, y la tía Silvia, el tío Rubén, la tía Ana, el tío Fran, el tío Isaac,… estuvimos todos. Fuimos a bailar, a jugar, a los columpios, a las piscinas.
El que mejor se lo pasó fue papá, fíjate sino a ver quién aprovechó más los columpios, yo o mi papi.
El sábado comimos en el pabellón con todos los del pueblo. El rancho estaba muy bueno y después de comer: “La siesta” en casa.
El domingo hubo un torneo medieval y vi caballos con jinetes que peleaban y conseguían trofeos. Llevaban unos vestidos muy raros pero me gustó mucho. Eso sí, hacía muchísimo, muchísimo calor. Al final papá para refrescarme me bajó al río, me mojó la cabeza e incluso me metió en el lavadero. Vinieron a comer paella más tíos y más tíos.
Por la tarde, me compraron un tractor-hormigonera que lo he convertido en mi juguete favorito. Me gusta llevármelo a todas partes, aunque a mamá no le haga tanta gracia como a mí.